SATSE Aragón denuncia la falta previsión de la Administración a la hora de cubrir las vacaciones en los centros del IASS

10 julio 2020
Enfermera habla con una mujer en una residencia de mayores en plena crisis del COVID 19

Un año más, se ha agudizado en verano la insostenible situación que sufren las enfermeras y enfermeros que trabajan en las residencias del IASS, motivada por el cada vez mayor déficit de plantillas existentes y la falta de planificación a la hora de contratar personal en periodo vacacional.

En estos momentos, las enfermeras de estos centros no pueden planificar sus vacaciones porque no hay personal para cubrir esos días.

Desde finales del mes de mayo el Sindicato de Enfermería en Aragón, SATSE, ha advertido de la situación de las plantillas en los centros socionasanitarios del IASS, falta de personal que impide que los profesionales puedan planificar y disfrutar de sus vacaciones en un verano en el que son especialmente necesarias “El pasado 28 de mayo, ya denunciábamos ante la Consejería de Ciudadanía y Derechos Sociales, ante Función Pública y la Gerencia del IASS, que todavía no se había firmado la orden de contratación de personal para en estos centros del  IASS. En algunos, como es la R.P.M. Javalambre el 30% del personal comenzaban sus vacaciones el 1 de junio y sin estar cubierto el 100% del personal sanitario de los centros, era imposible que se cumpliera el plan de contingencia en los mismos”, explica Vanesa Serrano, delegada de SATSE en el IASS.

Esta falta previsión es algo que se repite año tras año, pero ahora después de lo ocurrido con la Covid 19, era más necesario que nunca  que se agilizasen todos los trámites para que en junio todas las sustituciones estuvieran cubiertas, pero hubo que esperar hasta el 2 de junio para que se firmarán los créditos necesarios para las nuevas contrataciones. “La carga asistencial que se han tenido que soportar, en los últimos meses en estos centros ha sido excesiva, en algunos de ellos las jornadas ya largas durante esas fechas, de 12 horas, se tuvieron que prolongar por la carga de trabajo, y en casi todos ellos el refuerzo fue insuficiente” 

SATSE ha apoyado las denuncias realizadas por el colectivo de enfermeras de las residencias de Javalambre, que el 29 de mayo ya alertaban de esta situación, y la semana pasada, han sido las de Romareda las que han manifestado su preocupación por la falta de profesionales. Actualmente, siguen sin estar cubiertos 3 contratos en la Residencia de Romareda, 2 en la de Borja, 1 en el CAMP-CADI y 1 en el centro Asistencial de Calatayud. “Había enfermeras que realizaron prácticas de carrera en nuestro centro dispuestas a venir a trabajar este verano, pero ya no estaban disponibles en bolsa para esas fechas”, comenta una enfermera de Romareda. Para el Sindicato la principal causa para encontrarnos en esta situación es la mala gestión  “mientras no cambie esta falta de previsión, se regule de manera más eficaz el sistema de llamamiento y las condiciones laborales sean como las del Salud, la gente seguirá prefiriendo irse al Salud”, indica Serrano.

El disfrute de las vacaciones de los profesionales que han trabajado en estos centros del IASS son más necesarias que ningún año, incluso las autoridades sanitarias han advertido en varias ocasiones que el personal sanitario, después de lo vivido, debe descansar este verano para poder afrontar con garantías un posible rebrote, pero parece difícil llevarlo a cabo, y si la situación no cambia puede acabar repercutiendo directamente en la calidad de atención a  los residentes.

Esta no es la primera vez que SATSE denuncia las graves deficiencias existentes en los centros sociosanitarios y de mayores de nuestro país en materia de recursos humanos y materiales, así como en su relación con los servicios sanitarios tanto en los centros de titularidad pública, concertada o privada. Asimismo, recuerda que contar con una asignación máxima de pacientes por cada enfermera o enfermero en los centros sanitarios y también en los sociosanitarios es el principal objetivo de la Ley de Seguridad del paciente, impulsada a través de una ILP por la organización sindical.